top of page

¡Una gran red!

Giordana Drago

En mi vida había oído muchas historias sobre la favela y Río de Janeiro, empezando por películas como Ciudad de Dios, y por eso mi idea e imagen no eran las mejores. Por eso intenté salir con el mínimo de expectativas posibles, para evitar estereotipos y prejuicios: mi objetivo era sobre todo ayudar a los niños lo máximo posible, jugando con ellos, distrayéndolos, contándoles historias de optimismo y otros mundos fuera de la favela.


Al principio me preocupaba no poder hacer gran cosa: al no estar cualificada ni especializada en algo, a veces tengo la sensación de no haber hecho nada realmente concreto, pero siempre intenté hacer lo que podía.


Al principio era como una esponja: absorbía todo lo que veía y oía, tenía mucha curiosidad porque todo era nuevo. Lo que más me sorprendió de Río fue su tamaño: todo es enorme comparado con Europa, desde la naturaleza hasta las calles, los edificios, las casas, los suburbios.


Mi primer recuerdo fue al salir del aeropuerto, cuando pasaba por la Avenida Brasil. Por la noche, la favela estaba iluminada por miles de luces y llena de autos. En cuanto llegué a casa, el padre Renato estaba allí para recibirme, contarme y explicarme muchas cosas sobre la Casa do Menor (Casa de menores), junto con Lucinha.


La Casa do Menor es una realidad muy grande, y está ubicada en varios países. Me impresionó mucho el número de personas implicadas, como los trabajadores, y los miles a los que se ha ayudado y se sigue ayudando. El número de personas necesitadas es impresionante.


La relación con la gente de allí fue muy buena: todos fueron muy gentiles y serviciales, me dieron muchos consejos y me contaron muchas historias. Al principio quizás fue difícil porque todos eran más adultos y estaban muy empeñados, así que a menudo me encontraba sola, pero con la llegada de la otra voluntaria todo se invirtió.


También llegué en un momento determinado para la CdM, en el que no había otros voluntarios y el Padre Renato había vuelto a Italia, y me encontré con una cierta desorganización que a veces me hacía sentir un poco fuera de lugar. A veces me sentí un poco sola, excluida, es difícil integrarse y acomodarse al principio, y también hay personas que están más disponibles y otras que lo están menos.



Sobre todo, me sentí perdida en un país tan enorme y al otro lado del mundo, respecto a Italia. Perdida desde el punto de vista emocional, las emociones eran muchas y contradictorias: lo que sentía a veces, escuchando las historias de los que viven en la Baixada, era algo muy grande que me dejaba profundamente desorientada.


Sin embargo, con el tiempo, como siempre ocurre, las cosas se tranquilizaron y las relaciones con educadores, coordinadores y compañeros mejoraron: de parte de otras personas, la mayoría de las veces encontré gentileza, alegría y disponibilidad, lo que facilitó el proceso de conocerlas y trabajar con ellas.


El mejor momento para mí era cuando llegaba a cualquier proyecto: todos los días, a la mañana, para recibirme en las distintas oficinas del CdM había niños con los brazos abiertos que corrían a recibirme y no veían la hora de jugar. Me sentía como si fuera su hermana, tanto era el amor que me demostraban, me dieron más de lo que yo jamás podría dar: nunca estaré lo suficientemente agradecida por todo lo que aprendí y vi, por el amor que recibí.


Hablando de la realidad social de los lugares, creo que debería escribirse un libro sobre ello. De lo que me di cuenta es de que no hay una sola realidad, sino que hay muchas que coexisten y se contradicen: los suburbios, el centro de Río, los miles de habitantes de esta metrópolis, algunos reducidos a la pobreza, otros con casas frente al mar, los que trabajan honestamente a pesar de todo, los que se involucran en el tráfico de drogas, ya sea como pandilleros o como niños que viven en este contexto.


A menudo me sentía como una extraña, y esto provocó un cambio en mí, sobre todo mental: era la primera vez que estaba sola fuera de Europa y del mundo occidental, pero me di cuenta de que también hay muchos aspectos que son similares a mi cultura mediterránea, y otros que son muy diferentes. De hecho, muchas veces me sentí muy occidental, incluso solo en apariencia, y me doy cuenta de que mi mente está profundamente influenciada por mi cultura. Muchos estereotipos e ideas que tenía sobre Brasil fueron desmentidos.


El mayor cambio fue que, incluso cuando la persona se siente impotente ante tanto sufrimiento, un poco de cariño y atención pueden marcar una gran diferencia. Compartir cualquier cosa, alegría, fiestas, comida, dolor, silencio, luto.


Me fui sin expectativas, para estar lo más libre de prejuicios posible. Y aunque tenía algunas expectativas, todas se cumplieron. Cuando estaba en el avión de vuelta, estaba destrozada. Ahora que estoy en casa, intento con calma rehacer lo vivido, aunque me lleve un tiempo.


Tantos recuerdos maravillosos que espero revivir. Una nueva conciencia de las disparidades e injusticias, casi exageradas en Río, pero que no faltan ni siquiera aquí en Italia. También aquí puedo dar mi contribución, y lo haré.



Crecí mucho durante este periodo, no es para cualquiera viajar solo al otro lado del mundo, sobre todo siendo mujer, pero yo quería demostrar lo contrario y lo conseguí, gracias sobre todo a todos los que me ayudaron.


Se creó una red, un efecto en cadena, que ¡espero poder compartir también con otras personas!


31 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page