Cumplimos 3 años y en esto vamos

 

Han pasado 3 años desde cuando en el 2016, los primeros voluntarios se aventuraron a empezar a bailar milONGa con nosotros.

Para ese momento, empezaba un programa piloto que había nacido como una opción para responder a los desafíos, intereses y necesidades de acción concreta de muchos jóvenes que querían donar su tiempo y habilidades es acciones sociales. 

Ahora, en el 2019, hemos visto que lo que empezó como una prueba piloto, hoy es un programa que apunta a consolidarse a nivel internacional, ampliando no sólo su cobertura sino también mejorando la calidad de la apuesta formativa a la que apunta.

MilONGa ofrece  espacios de formación diseñados específicamente para propiciar una experiencia enmarcada en la reciprocidad e interculturalidad, pero además acompaña tanto a los voluntarios como a las organizaciones sociales y comunidades locales durante cada una de las fases del voluntariado. 

Precisamente, una de las familias perteneciente a la comunidad local de Montevideo, recibió hace unos meses, la primera voluntaria milONGa en este país. Muy felices y agradecidos, nos escribieron cómo había sido esta experiencia compartida juntos:

“Queremos agradecer, en nombre de toda la familia, por la experiencia vivida de compartir nuestra casa y nuestra familia con Elisa.
Fueron realmente días de mucha donación, de estar continuamente en este ejercicio de amar al otro , de buscar los tiempos para dedicárselos a ella. Fue una hija más; la cuidamos muchísimo y estuvimos siempre muy atentos en cada detalle para que se sintiera en su casa.
Día a día nos fuimos acostumbrando a su presencia y nos unió muchísimo

El día de su partida a Italia fue duro, para nosotros y también para ella, porque se formó un vínculo muy fuerte ¡La extrañamos mucho!

Esta es una experiencia que tiene como protagonistas, no sólo a los más de 100 jóvenes que ya han hecho su voluntariado, sino también a las más de 15 organizaciones sociales esparcidas en distintos países de 4 continentes, que se convierten en el segundo hogar de los voluntarios que llegan a trabajar en y con las comunidades. 

Desde UNISOL, una de las ONG de Bolivia, escriben:

Una joven española que en el 2017 hizo su voluntariado en  Rincón de Luz Cochabamba-Bolivia, poco tiempo  atrás (abril 2019) llegó de sorpresa al centro social. Ahora está trabajando en un programa de la ONU en La Paz, y no veía la hora de venir a Rincón de Luz para visitarnos. Nos dijo que la experiencia de voluntariado hecha acá ha sido fundamental para ella, y si bien había hecho otras, ésta era la que le había permitido arriesgarse a volver a Bolivia. Nos decía: “me la hicieron amar”. Para los niños ha sido una fiesta volverla a ver, y a todos nos parecía que alguien de la familia volvía.

No sólo las organizaciones sociales han aceptado la invitación a bailar esta milONGa internacional. Cada vez más, las distintas ciudadelas pertenecientes al Movimiento de los Focolares, han comenzado a sumarse a este ritmo. Hasta el momento son 9 las ciudadelas, espacios de formación y acogida de voluntarios, que forman parte del programa.

A finales del 2018, algunos chicos que concluían la experiencia de formación para jóvenes que se desarrolla en la Mariapolis Lia decidieron aventurarse hacía Bolivia en busca de espacios donde poder hacer más concreto aquello que habían vivido durante su paso por la Mariapolis.

Allí, en Bolvia, llegaron a algunas de las organizaciones sociales que también hacen parte de milONGa y junto a las comunidades compartieron distintos espacios de trabajo, recreación y donación. 

Después de 3 años, este baile tiene un ritmo imparable. El 2019 nos trae grandes retos en los que queremos que ustedes también se sumen. ¡Milonga Project los espera!