milONGa en Punta Alta

 

El pasado 6 de septiembre, nos encontramos con la comunidad de Punta Alta, Argentina, para presentar el programa milONGa.

Allí, en Punta Alta se encuentra ubicado el Centro Social Nuevos Horizontes, un espacio que brinda contención a niños, niñas y adolescentes del barrio Fonavi, y con ellos a sus familias, quienes viven en condiciones de vulnerabilidad por diferentes factores.

Desde el inicio de milONGa, el Centro Social hace parte del programa y quiere poder ofrecer un voluntariado de calidad para los jóvenes que estén interesados en esta iniciativa.

Por esta razón, nos reunimos con la comunidad cercana al centro, ya que para milONGa, las comunidades locales también son protagonistas y parte fundamental para hacer del voluntariado una verdadera experiencia intercultural, fraterna, recíproca.

Cada una de las organizaciones sociales que hacen parte de milONGa tienen a su alrededor un grupo de personas que apoya su gestión y ayudan a que logren sus objetivos.

Son estas personas, las comunidades locales, quienes juegan un papel importante dentro de milONGa.

¿Cómo? La propuesta hecha a la comunidad de Punta Alta es la misma que han hecho y continúan a hacer aquellas que han recibido voluntarios milONGa: acompañar y ayudar a que los jóvenes se inserten en la cultura del lugar y puedan vivir una experiencia de donación recíproca.

Los medios y las formas para que la comunidad haga parte activa del milONGa, son variadas: pueden ofrecerse para acoger en su casa a un voluntario, o ser guía turístico por un día, organizar momentos interculturales en dónde el/la voluntaria pueda conocer tanto a la comunidad, como las costumbres de la ciudad; pueden acompañar a la ONG durante el proceso de preparación a la llegada de voluntario e incluso durante el tiempo que dure su servicio, etc.

Lo importante, como decía una de las presentes en este encuentro de presentación, es no perderse la oportunidad de vivir una experiencia así.

Allí, en Punta Alta, entendimos que la experiencia de milONGa no es sólo para los voluntarios o para las organizaciones sociales; es también para todos y cada una de las personas que hacen parte de ella, y por tanto, es también una experiencia para la comunidad local.